La Iglesia Católica nunca ha estado en contra de la ciencia o del progreso científico. ¿Sabías que el Vaticano tiene uno de los observatorios científicos más grandes y antiguos del mundo? ¿Sabías que la Iglesia Católica donó más dinero para el avance científico que cualquier otra institución durante toda la Edad Media? ¿Sabías que muchos sacerdotes católicos, papas y laicos son y han sido científicos? ¿Cómo puede ser todo esto si la Iglesia está (o estuvo) en contra de la ciencia?

Como se indicó anteriormente, muchos de los más grandes científicos que el mundo haya conocido fueron católicos: Louis Pasteur, Blaise Pascal, Copérnico, Albertus Magnus, Fr. Roger Bacon, el P. Boskovich, George Mendel, el Padre George Lemaitre, y muchos más. De hecho, fue el padre George Lamaitre, un sacerdote católico, quien descubrió y esbozó la teoría del Big Bang.

La mayoría de la gente no se da cuenta de que 35 cráteres en la luna llevan el nombre de sacerdotes católicos. Esto se debe a que la Iglesia dominó la ciencia de la astronomía a lo largo de la Edad Media, tanto es así que los cráteres de la luna llevan su nombre y sus extraordinarios logros. ¿Qué hacían practicando la astronomía si estaban en contra de la ciencia?

La Iglesia Católica también inventó el sistema universitario, y la ciencia era un curso de estudio obligatorio. ¿Por qué sería eso si la Iglesia se sentía amenazada por la ciencia? Entonces, es un mito que la Iglesia Católica está (o alguna vez ha estado) en contra de la ciencia. La verdad es que la Iglesia Católica estudió, financió y promovió la causa del avance científico a lo largo de su vasta historia.

 

Galileo es el único caso en 2000 años de historia que la gente señala para reforzar su afirmación. ¡Un solo caso! Incluso en este caso muy mal entendido, la Iglesia no estaba en contra de la ciencia, no se sentía amenazada por la ciencia o ni estaba tratando de impedir el progreso científico.