¡El celibato NO es la razón del escándalo de abuso sexual o la escasez de sacerdotes!
Con la jubilación del Papa Benedicto, CNN y otros medios de comunicación están propagando intensamente historias de corrupción, del papado y del problema del celibato sacerdotal. ¡Cuánta gente grita desde los tejados que la Iglesia Católica necesita cambiar! Todos los que tienen una agenda contra la Iglesia no pueden sino unirse a la histeria.
Mucha gente ha creído en el mito de que el celibato sacerdotal es la principal causa de los escándalos de abuso sexual en la Iglesia, así como la razón de la grave escasez de sacerdotes. Si los ancianos de Roma se pusieran a la altura de los tiempos, prohibieran el celibato sacerdotal y les permitieran casarse, entonces habría un aumento en el número de sacerdotes y una disminución drástica en el número de niños abusados. Suena bastante simple, ¿no?
– ¡Es un hecho que la mayoría de los abusos sexuales ocurren dentro del círculo familiar! Los estudios revelan que alrededor del 85% de los abusos sexuales tienen lugar en la familia. La tasa más alta de abuso proviene de miembros de la familia, luego de las niñeras, luego de los vecinos y amigos.
– Después de las familias, el siguiente perpetrador de abuso sexual es el sistema de escuelas públicas. Estos representan aproximadamente el 15% de todos los casos de abuso.
– Hacia el final de la lista de abusos se encuentran las instituciones religiosas. Y, dentro de esa categoría, las religiones no católicas tienen una tasa de abuso igual o más alta que la Iglesia Católica, aunque los católicos tienen 10 veces más personas que estas otras iglesias.
Si el celibato (no permitir que los hombres se casen) genera tantos problemas, incluido el abuso sexual, ¿cómo se explica que las familias tengan el mayor número de abusos? Los cónyuges se casan. Tienen sexo. Y, sin embargo, la tasa de abuso infantil es extraordinariamente más baja entre los célibes. Los hechos saltan a la vista.
Lo vuelvo a repetir, un caso ya es demasiado, y la Iglesia Católica debe mantener los más altos estándares, más aún que las instituciones seculares. Sin embargo, es una invención afirmar que la Iglesia es la mayor perpetradora de abusos. Esa no es una declaración honesta. Y, para todas las personas que gritan, protestan y se quejan de que
necesitamos tomar medidas enérgicas contra la malvada y corrupta Iglesia Católica para proteger a los niños, debemos dejar de hacer la vista gorda ante las familias y las escuelas públicas donde la tasa de abuso es 100 veces mayor que en la Iglesia. ¡100 veces! Si estas mismas personas estuvieran realmente preocupadas por proteger a los
niños en vez de atacar a la Iglesia, tomarían medidas enérgicas en todas las áreas donde el problema es realmente desenfrenado, pero en cambio, se revela su aparente prejuicio anticatólico.
Recuerda que casi todos los sacerdotes son buenos, santos y fieles, y lo han sido durante la mayor parte de la historia de la iglesia. Personas como Jesús, San Pablo, la Madre Teresa y el Papa Juan Pablo II, por nombrar algunos, eran célibes y vivían vidas a la perfección. Jesús mismo (también San Pablo) fue quien enseñó el celibato, no la Iglesia
(Mt. 19:12; 1 Cor. 7: 7-8). ¿Las personas que tienen un problema con las iglesias que enseñan sobre el celibato tendrán también un problema con Jesús?
SACERDOTES CASADOS:
¿Qué pasa con la crisis y la creciente escasez de sacerdotes? ¿Permitir que los sacerdotes se casen atraería a más personas al sacerdocio y así ayudaría con el problema? La respuesta es no. Los sacerdotes de rito oriental en la Iglesia Católica pueden casarse, y tienen la misma escasez de sacerdotes que la Iglesia Católica Romana. Además, el celibato no es el problema, sino una crisis de fe.
La gente no solo no considera el sacerdocio, muchos ni siquiera oran, van a la Iglesia o creen lo que enseña su religión, y esto es generalizado. Una vez le pregunté a un sacerdote católico de rito oriental que estaba casado si el celibato era la causa de la escasez de sacerdotes. Me dijo que su iglesia tenía sacerdotes casados y todavía sufría la misma escasez. Afirmó que no habría mucha diferencia si a los sacerdotes se les permitiera casarse.
Luego habló de las grandes dificultades de tratar de administrar una iglesia y dirigir una familia, algo con lo que incluso los pastores protestantes luchan muchas veces. Este sacerdote estaba hablando desde la experiencia, ¿desde qué perspectiva hablan aquellos que persiguen a la iglesia?