Diez Consejos Sobre Citas y Relaciones (Parte II) – Hacer Citas por las Razones Correctas

 Consejos para las relaciones

¿Alguna vez conociste a una persona en la escuela secundaria o escuchaste rumores de alguien que se acostaba con muchas personas? Otros probablemente juzgaron a esa persona de la peor manera posible con nombres coloridos e innumerables rumores. La verdad es que esta persona probablemente se sentía herida y quebrantada. Solo buscaba ser amada, pero lo estaba buscando de la manera equivocada con las personas equivocadas. Si bien la mayoría de las personas no se acostarían con otros por mera desesperación, muchos de nosotros todavía nos involucramos en malas relaciones debido a la soledad o el miedo.

Desafortunadamente, algunas personas basan toda su identidad en si tienen un novio o una novia. Algunos basan su identidad personal con respecto a con quién están en una relación. Otros se sienten plenos, felices y “completos” cuando están en una relación y luego tristes, deprimidos e incompletos cuando no lo están. Otros saltan de una relación a otra, sin tomarse un tiempo para crecer, madurar o aprender de sus errores. Las citas son entonces como una montaña rusa de emociones. Todo esto nos atrofia y hace que sea mucho más difícil, si no imposible, encontrar el amor verdadero y duradero.

Las personas que hacen citas porque se sienten solas, o para escapar de los problemas de su vida, o por miedo a no tener nunca una cita, son mucho más propensas a entablar malas relaciones que seguramente estarán llenas de dolor, sufrimiento, confusión y angustia. Si estamos saliendo con alguien por soledad, miedo o pensando que nuestra felicidad se encuentra en otra persona, por lo general acabaremos en una relación controladora o codependiente muy poco saludable. Terminamos transigiendo nuestra fe y nuestra moral. Debido al miedo a ser abandonados o terminar solos, existe una gran posibilidad de que aguantemos el abuso o el comportamiento irrespetuoso, conformándonos con menos de lo que sabemos que merecemos y deseamos. Podemos ceder con respecto a cosas que van en contra de nuestra fe, nuestros valores o nuestra sexualidad, etc. Y, aunque nuestros amigos y familiares nos adviertan o compartan su preocupación por nosotros, elegimos permanecer en una relación que sabemos perfectamente bien que no es buena para nosotros. Esta es una receta para el desastre. ¿Cuántos matrimonios destruidos se basan en este tipo de “amor” inmaduro?

Peor aún, las personas suelen permanecer en este tipo de relaciones mucho más tiempo del que deberían e incluso intentan racionalizar y justificar el por qué. No quieren sentir que han estado perdiendo el tiempo en esta relación (por lo cual continúan en ella e intentan que funcione) y continúan perdiendo el tiempo en el proceso. Solo con la persona adecuada podemos ser felices para siempre.

Cuanta más confianza nos tengamos, mientras más nos amemos a nosotros mismos y cuanto más nos demos cuenta de que tenemos mucho que ofrecer, más atraeremos al tipo de persona adecuado. Exigiremos que las personas nos traten con respeto, y no saltaremos sobre la primera persona que nos preste atención, olvidándonos de lo mala que es. Necesitamos aprender a ser felices con nosotros mismos fuera de una relación, y solo entonces podremos encontrar felicidad duradera dentro de una. Esta es la razón por la que las mujeres a menudo se involucran en malas relaciones y permanecen en ellas más tiempo del que deberían, y por qué los hombres a menudo se aburren de las mujeres una vez que las conquistan. No son realmente felices ni están satisfechos por dentro y están buscando la plenitud de una manera que debe poseerse primero en la vida de soltero.

El propósito de las citas es elegir un cónyuge. El matrimonio es donde dos personas se entregan como “obsequios” el uno al otro. Si no creemos que somos algo especial o que tenemos algo bueno que ofrecer, ¿por qué querría alguien casarse con nosotros? El tener matrimonios felices para siempre lo logran personas maduras que saben quiénes son y lo que quieren. Tienen respeto por sí mismos y por la otra persona que aman. Son lo suficientemente fuertes como para valerse por sí mismos en vez de esperar que alguien más sea su muleta.

Si te sientes solo, quebrantado o sufres de baja autoestima, comienza a orar a Dios hoy mismo. Lee libros sobre la autoestima y de qué se trata el hacer citas. Yo recomiendo:  

“Do you Really Love Me?”, por Jason Evert

“How to find your Soulmate without losing your Soul”, por Jason y Krystalina Evert.

Boundaries in Dating, por Dr. Cloud y Dr. Townsend

Las personas egoístas y controladoras solo pueden ser así con las personas que lo permiten y se rinden. No cedas. No hagas concesiones. Ten estándares, una moral y ten una hoja de ruta de lo que quieres, qué tipo de persona deseas ser y qué tipo de persona estás buscando. Ten una imagen de esa persona que deseas y no te conformes con menos.  

Este es el segundo de diez consejos sobre las relaciones.

Asegúrate de consultar los otros “Consejos para las Relaciones” y consejos sobre el amor verdadero.